viernes, 11 de enero de 2008

El consumo de vitamina D aumenta la esperanza de vida

Según una investigación de la Agencia Internacional de Investigación del Cáncer en Lyon (Francia) y del Instituto Europeo de Oncología en Milán (Italia), las personas que toman suplementos de vitamina D tienen menor riesgo de mortalidad durante un periodo de seguimiento de más de seis años.

Según los investigadores, estudios anteriores habían sugerido que las deficiencias en vitamina D podrían estar asociadas con un mayor riesgo de mortalidad por cáncer, enfermedad cardiaca y diabetes.

Los autores del trabajo analizaron 18 ensayos publicados antes de noviembre del 2006 que incluían a 57.311 participantes y que evaluaban dosis de vitamina D que iban de las 300 a las 2.000 unidades internacionales (UI), con una dosis media de 528 UI. La mayoría de suplementos que se comercializan contienen entre 400 y 600 UI.

Los estudios son publicados en resultados en la revista 'Archives of Internal Medicine'.

Durante el periodo de seguimiento, que fue de una media de 5,7 años, murieron 4.777 participantes. Aquellos que tomaron vitamina D tenían un 7 por ciento menos de riesgo de morir que aquellos que no consumieron los suplementos. En nueve de los ensayos que recogían muestras de sangre, quienes tomaban los suplementos tenían una media de entre 1,4 y 5,2 veces más nivel de vitamina D en sangre que quienes no.

Vitamina D

La vitamina D es una vitamina esencial para la vida de los animales superiores incluyendo el hombre, siendo uno de las importantes reguladores biológicos del metabolismo del calcio y del fósforo. Conjuntamente con la hormona paratiroidea, la calcitonina y los estrógenos, la vitamina D es esencial para el mantenimiento de la homeostasia del calcio.

La vitamina D no es facilitada como tal en la dieta, sino que los alimentos contienen varios precursores como el 7-dehidrocolesterol de origen animal o el ergosterol, de origen vegetal. Cuando estas sustancias reciben radiación ultravioleta, se transforman respectivamente en colecalciferol (vitamina D3) y ergocalciferol (vitamina D2) que necesitan aún otra biotransformación para llegar a las formas activas de la vitamina D, la 1a,25-dihidroxivitamina D3 y la 1a-25-dihidroxivitamina D2.

Los estudios realizados en las últimas décadas han puesto de manifiesto que la 1a, 25-dihidroxivitamina D3 (calcitriol) es el metabolito con mayor actividad vitamínica. La vitamina D y la mayor parte de los 23 metabolitos conocidos están estructuralmente relacionadas con el colesterol, así como con otras hormonas convencionales. También se ha descifrado su mecanismo de acción que, hasta cierto punto guarda una cierta similitud con el de las hormonas como el cortisol, la testosterona o el estradiol.

Design konnio.com