jueves, 10 de enero de 2008

Dormir mal puede aumentar el riesgo de desarrollar diabetes

Es la conclusión a la que llegó un grupo de científicos de la Universidad de Chicago. Según los investigadores, las personas a las que voluntariamente se les interrumpió el sueño desarrollaron resistencia a la insulina.

Un grupo de especialistas estadounidenses sostuvo en un estudio médico que la interrupción continua del sueño puede aumentar el riesgo de desarrollar diabetes, informó este miércoles la prensa científica extranjera.

La investigación fue hecha por científicos de la Universidad de Chicago y publicada en la revista especializada Proceedings of the National Academy of Sciences de Estados Unidos, donde se indicó que a las personas a las que voluntariamente se les interrumpió el sueño desarrollaron resistencia a la insulina.

La incapacidad del cuerpo para reconocer señales normales de insulina, de acuerdo al informe que reproduce el portal de la cadena de noticias inglesa BBC, conduce a altos niveles de azúcar en la sangre, sobrepeso y eventualmente, a diabetes del tipo dos.

Para comprobar el impacto de la calidad del sueño en el control de la glucosa sanguínea, nueve hombres y mujeres fueron monitoreados durante dos noches consecutivas, con el objetivo de conocer cuáles eran sus patrones de sueño. Posteriormente, durante las tres noches siguientes, los científicos los despertaron con ruidos cuando empezaban a caer en un sueño profundo con un largo y lento movimiento de las ondas delta en el cerebro.

Después de inyectarles glucosa y medir los niveles de azúcar en la sangre durante el día y comprobar la reacción a la insulina, los investigadores hallaron que ocho de los voluntarios se habían vuelto menos sensibles a la insulina. La jefa del equipo que realizó la investigación, la doctora Ersa Tasali, de la Universidad de Chicago, dijo que hubo un aumento alarmante en el desarrollo de la diabetes tipo dos, asociada con la población en proceso de envejecimiento y con el incremento de los problemas relativos a la obesidad.

Tasali insistió en que al restringir la duración del sueño en jóvenes adultos saludables se reduce su tolerancia a la glucosa y reiteró, que "afectar la calidad del sueño juega un rol determinante en el riesgo de sufrir diabetes".

Design konnio.com