martes, 1 de enero de 2008

Higiene Dental en Minusválidos

Los minusválidos, bien por tener disminuidas las capacidades motoras o las mentales, tienen dificultades para realizar una correcta higiene tanto general como dental. En ocasiones su higiene debe realizarla otra persona. Siguiendo las pautas que se indican a continuación, nuestra ayuda al disminuido será más eficaz.

Limpieza asistida

En muchos casos el disminuido físico o mental precisa ayuda de otra persona.
Para que esta ayuda sea eficaz, la persona disminuida debe colocarse delante de la persona encargada de su higiene y dando la espalda a ésta, sentado en una silla y con la cabeza hacia atrás.

El encargado de su higiene se situará de pie por detrás y así tendra una buena visibilidad y un fácil acceso a los dientes.

Se debe escoger un cepillo de cabezal pequeño y si es necesario adaptar el mango curvándolo o alargándolo con un palillo de plástico o de madera.

Esta limpieza dede realizarse diariamente tras las comidas principales, prestando especial atención a la limpieza de después de cenar.

Limpieza personal

Aunque el disminuido puede recibir ayuda, en algunas situaciones puede ser él mismo quien lleve a cabo su propia higiene.

En el caso de la limpieza dental es de gran ayuda la adaptación del cepillo dental para que su manejo sea más fácil. Así puede agrandarse el mango del cepillo con una pelota o la empuñadura del mango de una bicicleta.

También se puede doblar el mango o alargarlo atándole un trozo de madera o plástico. Puede ser útil sujetar el cepillo a la mano con una banda elástica. En ocasiones puede ayudar el uso de cepillos eléctricos.

Consejos
La limpieza dental debe realizarse tres veces al día, tras las comidas principales. Se debe usar un dentífrico con flúor ya que fortalece los dientes y elimina la placa bacteriana.


Es importante lavarse los dientes si se toman dulces entre horas. Si se toman antes de ir a dormir, es fundamental lavarse los dientes porque por la noche es cuando más peligrosa resulta la acción de las bacterias sobre el azúcar.


Es fundamental una dieta adecuada ya que la alimentación tiene una gran influencia sobre la formación de caries. Así, deben evitarse alimentos que contengan azúcar como caramelos sobre todo si son de consistencia pegajosa como los masticables, ya que cuanto mayor sea su adherencia, mayor será su capacidad de provocar caries.


Por otra parte debe de promoverse una adecuada masticación de los alimentos. Para ello es necesario suministrar a estos pacientes alimentos sólidos, evitando en lo posible el abuso de papillas y purés, ya que la masticación favorece el correcto desarrollo del aparato masticatorio.


También es necesario prestar atención al estado de desgaste de los dientes y observar si el minusválido rechina los mismos. El frotar los dientes de la arcada superior contra los de la inferior o el apretarlos fuertemente se conoce como bruxismo. Este hábito es frecuente en los minusválidos por dificultades en la cordinación de la musculatura bucal y ocasiona un desgaste dentario que en un principio es moderado pero con el tiempo puede ser tan grande que se llege a perder toda la corona del diente.


Para prevenir esta destrucción puede ser adecuado el uso de férulas.

Design konnio.com