martes, 1 de enero de 2008

Sistema inmunitario y alergias

Las alergias y los desórdenes del sistema inmunitario están aumentando considerablemente su incidencia en todo el mundo, especialmente entre los habitantes más pobres de las urbes. Análisis de las implicaciones biológicas y sociales de tal incremento sugieren que los cambios en la producción alimentaria, transporte y consumo que tienen lugar en todo el planeta podrían estar contribuyendo a estos trastornos inmunológicos. Dado el impacto que los cambios en la dieta pueden estar teniendo en la salud humana, comprender la interacción entre el sistema inmunitario y la alimentación se ha convertido en un asunto destacado e, incluso, urgente.

Existe una nueva forma de tratar los desórdenes inmunológicos, según la cual se suministra a los pacientes por vía oral la parte del cuerpo contra el que está reaccionando su sistema inmunitario. Los pacientes experimentan una remisión o un alivio considerable de los síntomas.

Los principales tipos de desórdenes del sistema inmunitario (S.I.) son las alergias y las enfermedades auto inmunes. Éstas parecen afectar más a las mujeres que a los hombres. Las alergias, como las que se producen reacción a algunos alimentos, la fiebre del heno y el asma, se dan cuando el S.I. reacciona a ciertas partículas aéreas de carácter benigno o ligeramente tóxicas, como el polen, o a ciertos componentes de la alimentación como si fueran altamente tóxicos.

Las reacciones inmunológicas expulsan estas partículas del cuerpo con tal fuerza que producen daños a los pulmones, intestinos o cualquier otro tejido expuesto al mecanismo de defensa; en ocasiones se puede producir la muerte por shock, deshidratación o asfixia.
Las enfermedades auto inmunes, por otro lado, se producen cuando el S.I. ataca por equivocación células o tejidos sanos pertenecientes al propio individuo y no sustancias ajenas o extrañas.

Design konnio.com