martes, 1 de enero de 2008

Tratamiento del Asma Inducido por Ejercicio

El programa de entrenamiento del niño/adulto con asma bronquial debe incluir las mismas fases que otras pautas de entrenamiento:

Calentamiento (muy paulatino)
Estiramientos pre-ejercicio
Realización del entrenamiento establecido
Estiramientos post-ejercicio
Período de relajación y recuperación.
El tipo de ejercicio, intensidad de realización, duración y frecuencia vienen determinados por el nivel aeróbico del niño. Éste se evalúa valorando la frecuencia cardíaca máxima que es capaz de tolerar sin que se desencadenen síntomas de disnea y ansiedad. Los pacientes con una limitación funcional conocida no deben superar un incremento del 30 % sobre la frecuencia cardíaca de reposo en el ejercicio mantenido.

FACILITADORES DEL ASMA INDUCIDO POR EJERCICIO

La recuperación es peor si tras el ejercicio el aire es más caliente que al iniciar el ejercicio.
La obstrucción nasal empeora el asma inducida por ejercicio ya que el aire inspirado no es humedecido y calentado en la nariz.
Los contaminantes ambientales (como el dióxido de sulfuro).
Alergenos ambientales (altas cuentas de pólenes).
Infecciones virales de las vías respiratorias.

INHIBIDORES DEL ASMA

Precalentamiento suave durante 10 a 15 minutos.
Ambiente caliente húmedo. La humedad del ambiente debe ser entre el 60 y 70% y la temperatura entre 24 y 30ºC.
Deportes en ambientes cerrados.
Detener los ejercicios de forma pausada.
Periodo refractario de 1 a 2 horas. Se pueden realizar ejercicios de intensidades altas, de poca duración y con recuperaciones entre los ejercicios casi completas.

NORMAS GENERLES PARA HACER UN EJERCICIO

Tomar el o los fármacos indicados antes de la actividad física (entre 15 minutos y 1 hora antes, dependiendo del fármaco utilizado y el patrón de respuesta de cada niño).
Realizar un calentamiento prolongado y progresivo: Por ejemplo, múltiples sprints de 30 segundos, a intervalos de 2 minutos, efectuados 30 minutos antes de un ejercicio prolongado, reducen la intensidad del AIE.
Tratar que el ejercicio se haga a intervalos.
No realizar ejercicios máximos en intensidad.
En lo posible, realizar los deportes en ambientes calientes y húmedos.
En lo posible, intentar respirar por la nariz, lo que garantiza un mejor calentamiento y humidificación del aire.
Llevar la medicación broncodilatadora "de rescate" (de acción rápida) en la bolsa de deporte siempre.
No cometer imprudencias estando solo o en situaciones de riesgo. Especialmente cuando se realicen deportes de un cierto peligro como montañismo, escalada, ciclismo, rafting...

Design konnio.com