martes, 1 de enero de 2008

Precaución con las lesiones bucales

Es importante saber que el trauma de las lesiones de boca y de dientes puede reducirse si se actúa tras ocurrir la lesión. Son importantes las precauciones para aliviar el dolor, acelerar el proceso de cicatrización y quizás hasta para salvar el diente luego de una emergencia.



Dolor de dientes



Si se presenta un dolor de diente, limpie suavemente el área dolorosa utilizando un cepillo dental de cerdas suaves y pase el hilo dental. Enjuague con agua tibia con sal. No coloque una aspirina sobre las encías o el diente, ya que esto puede producir una quemadura. Aplique una compresa fría a toda inflamación facial. Tome paracetamol (por ejemplo, Tylenol(r)) y llame a su dentista lo antes posible.



Pérdida del diente



Si un diente permanente se le cayó completamente, llame a su dentista inmediatamente y solicite una cita de urgencia. Es crítico llevar a la persona lesionada, y al diente, al dentista dentro de los 30 minutos del accidente ya que, de esta manera, puede ser posible reimplantarlo satisfactoriamente. De ser factible, coloque suavemente el diente en su cavidad como medio de transporte. De lo contrario, colóquelo en leche, agua salada o saliva, en cantidad suficiente para cubrir el diente. Si nada de esto está disponible, utilice simplemente agua corriente. También puede colocar el diente entre la mejilla y la encía (a menos que el paciente sea un niño que pueda tragárselo).



Diente flojo



Si un diente está empujado hacia adentro o hacia afuera, intente volverlo a su posición aplicando poca presión. No fuerce el diente en su cavidad. Intente llevar a la persona lesionada al dentista lo antes posible. De camino al consultorio del dentista, estabilice y mantenga al diente en su lugar con un paño o gasa humedecida.



Diente partido



Primero, enjuague la boca con agua tibia para mantenerla limpia. Es necesaria una atención odontológica inmediata. El tratamiento dependerá de la gravedad de la fractura y puede variar desde el pulido de un área astillada, a la unión con material del color del diente y hasta a colocar una corona sobre el diente. De haberse producido daño en el nervio del diente, seguramente también será necesario un tratamiento de conducto.



Lesión del tejido blando



La lengua, los labios y las mejillas pueden morderse, cortarse o punzarse. Si hay sangrado, aplique presión firme con una gasa o un paño limpio. Si el sangrado no se detiene en 15 minutos, llame a su dentista inmediatamente. Puede necesitar puntos. De lo contrario, limpie el área con una gasa con agua tibia o un paño limpio. Aplique una compresa fría sobre el hematoma o el área inflamada y llame a su dentista para recibir más instrucciones.

Design konnio.com