miércoles, 19 de diciembre de 2007

Aliados de su alacena

Con ciertas frutas y vegetales que son de temporada, se pueden usar distintos métodos de conservación de alimentos que permiten disfrutar de ellas en cualquier época del año.

Una de las razones por las cuales se utiliza la conservación de alimentos es para eliminar las bacterias que aceleran el proceso de descomposición de la comida. Los métodos para realizar esta técnica son: desecación al aire libre, fermentación y enfriamiento.

El primero destruye los microorganismos a través de la esterilización, pasteurización y el uso de aditivos o preservantes, aplicados a las frutas, vegetales o carnes.

El segundo impide que el aire o calor produzcan los microbios que aceleran la descomposición. Y consiste en mantener las alimentos cubiertos con una mezcla de sal y agua, la cual se convierte en una capa protectora, que permite la fermentación de ácidos preservantes que acidulan la comida y el medio en que se reservan.

Y el tercero se utiliza para destruir y prevenir el desarrollo de bacilos a través de la exposición de los alimentos a temperaturas bajo cero.

De acuerdo con el licenciado en nutrición Víctor Alfonso Mayén, los alimentos tratados con los métodos de congelación no pierden ningún nutriente. Mientras que los expuestos al calor tienden a volatilizar sus vitaminas, especialmente en el caso de las frutas y vegetales.

En el libro Tecnología de alimentos del Instituto de Nutrición de Centro América y Panamá, INCAP, se menciona que el tiempo de conservación depende del tipo y de la composición del alimento, ya que existen algunos que solamente se preservan durante uno o dos días, y otros que pueden durar semanas o incluso meses.

Design konnio.com