miércoles, 19 de diciembre de 2007

Frutas secas para decorar y aromatizar

Los productos naturales son elementos sencillos y muy utilizados en decoración y en todo tipo de manualidades. En esta ocasión son las frutas secas las que nos van a servir de apoyo para ornamentar cualquier jarrón, centro de mesa o botes de cocina, o para aromatizar armarios o baños.
La técnica de secado de la fruta es bien sencilla y es una actividad en la que podemos involucrar a los más pequeños de la casa.

1. Elegimos frutas como manzanas, naranjas, melocotones o pimientos, que tengan cierta consistencia.

2. Cortamos la fruta en rodajas finas de entre 5 y 8 milímetros, siempre sin pelar y sin quitarle el corazón, aunque también podemos dejar la pieza de fruta entera siguiendo los mismos pasos.

3. Las rodajas las ponemos en un agua en el que hayamos echado varias cucharadas de sal y dejaremos a remojo durante 10 minutos para impedir así que pierdan el color al oxidarse.

4. A los diez minutos sacamos las rodajas de la fruta para secarlas, siendo aconsejable hacerlo con papel absorbente de cocina, eliminando así el exceso de humedad.

5. Durante tres días dejamos secar, pero siempre que hayamos utilizado dos frutas diferentes éstas deben estar separadas para que no se pudran. Al cabo de los tres días la fruta estará lista para decorar cualquier objeto.

En el caso en el que queramos utilizar las piezas de fruta como ambientador en un armario, debemos coger la fruta después de seca y colocarla dentro del espacio que queramos ambientar, donde se secará a la vez que despide su olor. Sería conveniente cambiar las piezas cada mes puesto que con el paso de los días van perdiendo su aroma.

Design konnio.com