miércoles, 19 de diciembre de 2007

Armonía y belleza floral

Destinados para hacer uso de la creatividad con ayuda de las plantas, los arreglos florales son creaciones que estimulan los sentidos a través de la armonía del color, aroma y belleza.
La elaboración de arreglos florales es considerada una actividad complicada. Sin embargo, no es cosa del otro mundo, para ello únicamente es necesario hacer uso de herramientas prácticas y fáciles de usar. Con tan sólo unas tijeras con filo, se pueden hacer creaciones llenas de color, estilo y buen gusto.

Los arreglos florales poseen diseños variados y característicos en su forma y combinación, ya que pueden elaborarse sobre distintas bases. Utilice y combine cualquiera de las especies florales que existen en el mercado, o las de mayor duración, aunque también se elaboran con flores secas.

Un arreglo floral debe ser armonioso y equilibrado, ya sea que tenga una forma redonda, triangular, vertical u horizontal, o si es elaborado con ramas, o con una sola flor, e incluso si únicamente es el ramo. Pero antes de hacerlos, es recomendable tener en cuenta la ocasión, el espacio y a quién será dedicado. Por su parte, las flores han de armonizar con el florero y donde éste sea colocado.

En la preparación de arreglos florales, un buen aliado es el oasis, éste es una especie de esponja que se pega a la base y se envuelve con malla de alambre, luego se humedece y en él se insertan los tallos de la planta, todo esto para que no se muevan y siempre se mantengan húmedos.

La catedrática María Isabel de Juárez, del Instituto Femenino de Estudios Superiores, IFES, recomienda para elaborar un arreglo floral que se combine adecuadamente el follaje con la flor, ya que las exageraciones distorsionan el diseño. Comenta que es necesario colocar las plantas considerando el alto, el ancho y la profundidad de la base para que el arreglo sea equilibrado.

Y al terminar los arreglos, una forma de prolongar su duración y buen estado, es humedecer el oasis con un poco de agua y unas gotas de cloro, aunque en el mercado también existen soluciones especiales que ayudan a mantener las plantas frescas y coloridas durante varios días.

En una base de barro y en forma horizontal, coloque el oasis necesario para el arreglo, cubierto con malla de alambre.

Corte los tallos de 24 rosas, hasta dejarlas a una altura proporcional a la base y quíteles todas las hojas. Distribúyalas de forma que todas queden a una misma distancia y altura.

Las hojas de las rosas se colocan como follaje para llenar los espacios vacíos. Puede incluir en el arreglo seis flores blancas.

Y por último para enfatizar el diseño, ponga en remojo tres ramas de bejuco para que se ablande y permita manipularlo. A continuación colóquelos sobre la base formando arcos, de manera que dé la impresión de ser una jardinera.

Diseño creativo
Forre el oasis con hojas de sica y colóquelas con grapas para madera, luego inserte seis plumas de pavo real hasta alcanzar el diseño deseado.

Coloque las flores de colores que considere que combinan mejor con el colorido de las plumas, agregue unas cuantas gerberas para terminar de decorar el arreglo.

Fuente: Un mago en casa, Selecciones del Reader"s Digest.

El libro del hogar, las cosas de casa, Ediciones Primera Plana.

Técnicas para secar flores
Secado al descubierto

Este método es bueno para ramilletes de flores pequeñas. Consiste en quitarle las hojas inferiores de los tallos, luego se forman pequeños ramos y se aseguran con ligas de hule, o se atan con un cordel y se hace un nudo corredizo para apretarlo cuando los tallos encojan.

Después se cuelgan los ramos con las flores hacia abajo, en un lugar oscuro, seco y bien ventilado. Se dejan ahí de dos a cuatro semanas, o hasta que se tornen crujientes al tocarlos.

Deshidratación con secante

Un secante es una sustancia que se usa para eliminar gradualmente la humedad de las plantas. Ayuda a conservar las flores con un aspecto fresco y natural. Pero algunos oscurecen las tonalidades rojas y amarillas, y desvanecen ligeramente los demás tonos, aunque también existen algunos que realizan el proceso de una forma más natural.

El proceso de secado con deshidratación, consiste en espolvorear el producto sobre las flores y exponerla a una temperatura de 120 grados centígrados en un horno convencional, durante 20 minutos. A continuación se retiran del calor y se dejan en reserva hasta el momento de preparar el arreglo.

Cuando seque flores elija las que tienen hojas brillantes y frescas, para lograr una mejor apariencia en los arreglos. Asegúrese de que no estén húmedas, para que no se les forme moho, también de que no tengan insectos ni plagas, y póngalas a secar de inmediato.

Design konnio.com