miércoles, 19 de diciembre de 2007

Soluciona el problema: crea tu armario

Los nuevos modelos de armarios se están convirtiendo en los protagonistas de la decoración de las casas. Ya sean de una sola pieza o modulares, gracias al diseño y a los nuevos materiales, pueden adaptarse a cualquier espacio y ambiente decorativo sin perder su tradicional funcionalidad.

El mercado ofrece todo tipos de elementos para que cumpla una doble o triple función: crear ambientes distinguidos y elegantes, guardar en orden los múltiples objetos necesarios para la vida cotidiana, e integrarse en el espacio de forma que no se haga notar demasiado.

Pero, para lograr tal armonía es necesario, antes de elegirlo saber: para qué se va a utilizar, dónde se va a colocar y, lo más importante, cuál es el espacio disponible para ubicarlo.

Partiendo de estas premisas se elegirá el estilo, el material y el tamaño.

El mercado ofrece módulos cuadrados, rectangulares, cilíndricos o en ángulo, de manera que cualquier espacio sea capaz de acoger el armario tal y como lo has pensado.

En cuanto a los materiales, los más novedosos imitan las maderas nobles, aunque la verdadera revolución en esta materia es lo que posibilita los armarios empotrados en toda la pared, desde el suelo hasta el techo, sin necesidad de realizar grandes obras.

Son espacios que incorporan sistemas susceptibles de moverse de un lado para otro, de elevarse de arriba abajo y de abajo hacia arriba; con barras, baldas y cajones extensibles y extraíbles para colocar cada prenda en función de su tamaño o tejido.

Otro punto a tener en cuenta a la hora de adquirir un armario es si este se encargará a medida o se comprará en el mercado atendiendo a los modelos estándar que existen. Sea cual sea la elección conviene saber siempre que ha de coordinar con el resto del mobiliario de la estancia.

Espejos en las puertas

El sistema de puertas correderas recubiertas de espejo facilita su integración en el ambiente, aunque un armario con este complemento se encuentre situado en el pasillo del recibidor.

El material de los nuevos espejos -en colores gris plata, rojo, verde o azules marino- facilita combinarlo con el mobiliario del entorno.

No obstante, conviene saber que en los dormitorios principales –cuando son grandes y luminosos- ya no se llevan los armarios a juego con la cama y las mesitas de noche. Las nuevas tendencias está imponiendo, siempre que el espacio lo permita, armarios empotrados desde el suelo hasta el techo.

Los actuales modelos de armarios empotrados tienen una característica totalmente nueva que los diferencia de los clásicos: están diseñados para que el usuario/a pueda introducirse en él y maniobrar en función de sus necesidades, incluso vestirse o calzarse dentro del mismo.

Es decir, son como una mini habitación más –vestidores- cuyos interiores están personalizados y organizados al gusto y necesidades del usuario.

En virtud de una serie de soportes que suben o bajan, se amplían o reducen dando la posibilidad de que cada individuo organice el espacio a su medida.

Para hacerlo aún más funcional y ahorrar tiempo en la búsqueda de determinadas prendas, el diseño italiano ha lanzado los modelos de armarios con mesa y asientos adosados a los laterales para vestirse o calzarse cómodamente.

Estos accesorios son ideales para personas con problemas de estabilidad, especialmente para personas de la tercera edad y, como las puertas son correderas, con mecanismos de rodamientos a bolas, lejos de obstaculizar el paso o la movilidad, ponen un cierto toque de sofisticación.

Un modelo para cada espacio

Naturalmente, las innovaciones no deben hacernos olvidar que las características de las nuevas viviendas, en la mayoría de los casos, hace impensable la desaparición de los armarios más tradicionales. Por eso también reseñamos aquí los nuevos modelos modulares.

También ellos se adaptan a cualquier espacio y ayudan a aprovechar al máximo los metros disponibles, aún cuando el espacio sea irregular. El mercado ofrece un modelo para cada situación.

Por ejemplo, en los dormitorios abuhardillados puede aprovecharse las partes más bajas para construir armarios donde guardar ropas de cama, mantelerías u objetos de poco uso. También existen módulos para colocar debajo de la escalera.

Estos tipos de armarios resultan ideales como trastero, despensa, bodega, y para guardar equipos de deporte. Asimismo se pueden construir en las esquinas y falsos techos.

Resultan perfectos como guardarropa porque puede aprovecharse el ángulo para colgar prendas cortas. En los dormitorios juveniles casi se imponen cuando la estructura de la habitación es irregular.

En estos casos se recomiendan los modulares haciendo juego con la cama, cajoneras con varias puertas pintadas de diferentes colores realizadas en madera de pino. Si la habitación es abuhardillada puede optar por un armario con forma cilíndrica y colgadores giratorios.

Otra solución para estas situaciones son los que combinan el sistema Roll de puertas correderas con el modelo System de puertas tradicionales.

En cuanto a accesorios modulares, además de los kits de rejilla metálica de acero pintado en epoxi, están las cestas móviles lacadas en distintos colores. Un color para cada tipo de prenda. Son discretas, resistentes y, lo más importante, no se hacen notar tanto como las clásicas.

Algunos modelos de armarios llegan con un sistema de iluminación incorporado, muy práctico para distribuir la habitación en dos zonas: vestidor, con luz propia, y dormitorio, diseñado con un interior acabado en melamina.

En las habitaciones infantiles son recomendable los armarios a base de cestas y baldas extraíbles hechas con materiales de limpiado fácil. De este modo se habitúa a los pequeños a organizar sus pertenencias a su gusto y conveniencia.

El mercado también ofrece multitud de elementos basculantes y extensibles, con diferentes anchos y barras para organizar los zapatos, con baldas compartimentadas, con varias posiciones: planas ó inclinadas a fin de adaptarla mejor a la estructura del espacio.

Asimismo poseen un espacio específicamente diseñado para ropas de cama de temporada, y bolsas de tela para guardar los edredones cuando no se dispone de una cama con canapé. Algunos disponen de cajas para los zapatos debajo de la zona de barras.

Design konnio.com