miércoles, 19 de diciembre de 2007

Desayuno en la cama....

El desayuno es para muchos la comida más importante del día, sin embargo, las costumbres en cada país varian tanto como los ingredientes que se utilizan.
La cultura, el clima, la edad y la disponibilidad de tiempo son, entre otros los factores que influyen en la escogencia de un desayuno. Algunos prefieren empezar el día con una simple bebida o con cualquier cosa que se les atraviese en el camino.

Para otros es la comida más importante del día y dedican el tiempo necesario para hacerla completo y perfectamente balanceada. Sin embargo, en cada país parece existir una definición distinta de desayuno.

Cada país crea nuevas recetas de acuerdo con sus propios ingredientes, las costumbres de ingleses y franceses lograron influenciar la dieta "matutina" de muchos otros países que se rigen por la cultura occidental. El desayuno inglés es famoso por los huevos revueltos con tocineta, salchichas, champiñones y tomate, preparaciones que se encuentras también en Estados Unidos, en varios países de Europa y Australia.

El huevo es el ingrediente esencial para aquellos que prefieren empezar el día con una dieta en proteínas. Si tomamos una variedad de recetas de distintos lugares geográficos encontramos que el huevo en sus siete preparaciones básicas es el punto en común de todas ellas. En México, por ejemplo, están los huevos revueltos con chiles y tortillas, en Nueva Zelanda, y en Tasmania con salmón ahumado, y en España con chorizos y papas fritas.

La segunda fuerte influencia la creó Francia, que prefirió inclinarse por las harinas, y de ahí viene el conocido desayuno continental, cuya esencia es el pan acompañado de mermelada, mantequilla, y una bebida que puede ser café, te o chocolate. Hoy en día se ha sofisticado con la presentación de pan y bizcochos con preparaciones que cambian según la nacionalidad.

En Francia nunca faltarán los "coissants" o los pains au chocolat, ni en Dinamarca el famoso "wienebrot". En el Oriente medio la base del desayuno también son las harinas, pero el pan es bastante insípido y de preparación menos laboriosa.

La pita es el pan común en países como Argelia y Marruecos, entre otros con nombre diferentes según el lugar. En Israel, por ejemplo, le agregaron un poco de sabor cubriendo las pitas con aceites infusionados con especias aromáticas, y en Turquía las hay en forma de anillos cubiertos de ajonjolí tostado.

A la hora del desayuno hay tantas variedades como países y gustos en el mundo. Por eso, si está cansado de comer todas las mañanas lo mismo, intente combinar con frutas, pitas, huevos en diferentes especialidades, wafles o "croissants".

Design konnio.com