miércoles, 19 de diciembre de 2007

Marcos y espejos con personalidad propia

Y es que, el hogar ya no es un simple espacio para reponer energía y reproducir la especie, es decir, donde basta con tener lo imprescindible para dormir y alimentarse.
El hogar hoy debe ser un refugio de paz y, como tal, ha de proporcionar confort, tranquilidad y alegría a quienes lo habitan. Esto sólo se logra a través de la decoración y esta se consigue mediante la elección apropiada de los elementos necesarios para cada espacio y ambiente.
Entre los elementos decorativos más tradicionales se encuentran los espejos. La permanencia en el tiempo del espejo como pieza básica de la decoración se debe a que sirve para jugar con las luces y los volúmenes. Con ellos podemos agrandar visualmente el tamaño de un espacio, iluminar ambientes oscuros o dar relieve y protagonismo a determinados objetos y elementos del mobiliario.
Como accesorios decorativos resultan idóneos porque pueden integrarse, sin problemas, en cualquier estilo decorativo. Sólo hay que saber elegir el marco y dónde y cómo colocarlos para lograr el efecto deseado. Para obtener el mayor provecho de este elemento decorativo basta con tener en cuenta las siguientes reglas.

1. Para ampliar espacio. Una habitación pequeña puede duplicarse visualmente si se reviste una de sus paredes con un espejo. En este caso el espejo no debe tener marco y ha adaptarse perfectamente a las medidas de la pared. Si la habitación es rectangular el espejo debe colocarse en una de las paredes anchas para evitar crear un espacio demasiado alargado. Con el fin de prevenir posibles roturas se debe instalar por piezas.

2. Para pasillos estrechos y poco iluminados. En estos casos pueden colocarse pequeños focos de luz empotrados en el techo, justo encima del espejo, de esta forma se logra multiplicar el efecto luminoso.

3. En el salón. Para que el espejo cumpla a la su función decorativa hay que saber elegir el marco y colocarlo en el lugar más adecuado. Un espejo rectangular colocado sobre el sofá proporciona una perspectiva amplia del salón o sala de estar. Siempre que no éste instalado de forma totalmente plano sobre la pared.


4. La mejor manera de colocarlo es de forma que la parte superior se incline un poco para evitar un efecto brusco y demasiado frontal. No conviene ubicarlo frente a una pared sin decorar, provocaría un efecto de vació y frialdad en el ambiente.

5. Un lugar perfecto es frente a la puerta de entrada al salón. Los muebles, cuadros y demás objetos que se encuentren junto a la misma se apreciarán desde la entrada, creando una visión de profundidad y amplitud. Cuando la superficie del espejo sea muy grande conviene que esté sea ligeramente ahumado, así se evita la sensación de frialdad

6. Si queremos conseguir con la colocación del espejo es mayor luminosidad podemos situarlo frente a una ventana, de este modo trasladaremos al interior de la casa toda la luz natural y belleza del paisaje exterior. Entre dos ventanas se logra acortar, visualmente, el espacio.

7. Un gran espejo situado tras una cómoda que se encuentre justo frente a una ventana recogerá todo el ambiente y luminosidad del exterior. también se adaptan muy bien a las puertas, pero hemos de tener la precaución de instalarlos por ambos lados.

8. No deben colocarse espejos sobre una chimenea porque duplica visualmente el hueco y le resta importancia a la misma. Tampoco en el recibidor, frente a la entrada principal de la casa, crea un efecto negativo al entrar. En paredes muy vacías, con pocos elementos decorativos, proyecta una imagen de soledad y frialdad.

9. Si el espejo es nuevo no debe colocarse en un marco antiguo ni en composiciones desordenadas.

10. El espejo debe colgarse a la altura de los ojos, a unos 170 cm. del suelo. Es importante asegurarse de que el sistema escogido soportará el peso del espejo. Para ello se puede recurrir a las guías tradicionales o a las de aluminio. Si queremos inclinar un espejo, para que la imagen reflejada no sea totalmente plana, es necesario fijarlo por la parte inferior contra la pared, con una alcayata, y en la superior instalar una cadena de unos 8 cm. entre la alcayata y la anilla del espejo.

Design konnio.com