miércoles, 19 de diciembre de 2007

El ajo, condimento versátil

Distinguido por ser una especia milenaria proveniente de la China, el ajo es un importante aliado de la cocina que sirve para sazonar carnes, verduras y vegetales. Además, por las propiedades curativas que se le atribuyen, es recetado para tratar enfermedades cardiovasculares y de la piel.

El ajo es una planta de la cual su parte comestible es la raíz; un bulbo redondeado compuesto por numerosos dientes, que poseen un valor nutritivo enriquecido de calorías, agua, lípidos, glúcidos, celulosa, zinc, manganeso y vitaminas C y B1.

De acuerdo con el naturista Franco Castellani, el ajo contiene dos esencias antibióticas llamadas aljina y galicina que actúan en el organismo como anti-hipertensivo; también, ayudan a combatir las bacterias y gérmenes intestinales y pulmonares. Sin embargo, no está indicado en caso de pacientes con hipertensión, dermatosis e irritación intestinal, debido a que estimula la circulación de la sangre y puede ser irritante para el estómago o la piel. Asimismo no puede consumirse durante la lactancia, pues puede provocar efectos nocivos en el organismo del bebé.

El ajo puede consumirse en aliños para ensaladas, consomés, carnes o como condimento para los platillos salados. Su preservación y almacenamiento debe hacerse en lugares secos, pues la humedad tiende a volatilizar sus componentes o acelerar su descomposición.

Consejos
En polvo
Si quiere almacenar el ajo en polvo, dore 15 dientes de ajo, cuando ya estén crujientes retírelos del fuego, deje que enfríen y tritúrelos bien. El resultado guárdelo en un recipiente hermético.

En esencia
En una botella de vidrio vierta cuatro onzas de aceite de oliva, junto con 10 ó 15 dientes de ajo pelados. Deje reposar la fórmula durante 30 días y luego úsela para condimentar sus comidas.

En boquitas
Caliente una plancha de metal o una sartén, luego pele de 50 dientes de ajo y dórelos bien. Cuando ya estén suaves, retírelos del fuego y deje que se enfríen, almacénelos o sírvalos en sus aperitivos.

En reserva
Para mantener en buen estado los dientes de ajo, almacénelos en un frasco de vidrio oscuro herméticamente tapado.

Sin huellas
Para eliminar el mal aliento producido por el ajo, beba un vaso de agua o leche caliente después de consumirlo. O bien, mastique unas cuantas hojas de hierbabuena.

Usos medicinales del ajo
El ajo además de ser utilizado en la cocina como especia para condimentar las comidas, sirve para preparar infusiones especiales para calmar los siguientes padecimientos:

- Té de ajo funciona en el organismo como antiséptico intestinal y pulmonar, y sirve también de bactericida.

- Preparado en tónico sirve para disolver el ácido úrico que obstaculiza la circulación de la sangre.

- Las cataplasmas de ajo, ayudan a desinfectar heridas leves.

- Las mascarillas a base de ajo sirven para minimizar los síntomas del acné.

- Las bebidas calientes que se preparan a base de ajo, sirven para la curación de enfermedades infecciosas de las vías respiratorias. Así también, previene la difteria y la tifus.

Fuente: Alimentos y plantas medicinales, editorial Norma.

Otras aplicaciones
Para la salud de sus aves, mantenga en los platos de la jaula uno o dos dientes de ajo bien picados, esto funciona como antiséptico intestinal.

Para evitar que las plantas se contaminen de mosquitos, coloque en la maceta dos o tres dientes de ajo pelados.

Para fortalecer las uñas de sus manos, vierta en un frasco de esmalte transparente, una ajo bien picado, luego déjelo reposar y aplíquelo todos los días.

Fuente:
Los trucos del hogar, editorial Grafalco.

Variedades del ajo
Florictai
Produce bulbos grandes conocidos como cabezas de ajo. Cada una posee 11 dientes. El cultivo de florictai tiene una duración de 180 días, alcanza una altura de 40 centímetros de alto, su tallo es vigoroso y sus hojas son anchas, de color verde oscuro.

Criollo
Se produce en el país aunque su origen es egipcio. El ajo criollo posee un bulbo grande de color marfil, que tiene entre 11 y 15 dientes. Además, es uno de los más vendidos del mercado, ya que tiene buena calidad industrial y su producción es abundante.

Extra selecto
Es importado de Estados Unidos. La variedad extra selecto produce grandes bulbos de color blanco, que llegan a tener hasta 14 dientes. Se usa mayormente para encurtirlos o almacenarlos.

Fuente: Cultivo del ajo, Ministerio de Agricultura, Ganadería y Alimentación
MAGA.

El cultivo
En Guatemala el ajo se cosecha principalmente en Chiantla, municipio de Huehuetenango, así también en los departamentos de Quiché, Sacatepéquez, Chimaltenango, Sololá y Guatemala.

El cultivo de ajo requiere de suelos arenosos o arcillosos, especialmente si son profundos y ricos en materia orgánica, los cuales facilitan el desarrollo de la planta. Asimismo, requiere de clima templado y frío, de preferencia durante la primera quincena del mes de octubre o la segunda de noviembre.

Los suelos para la siembra deben ararse a una profundidad de 20 ó 30 centímetros, para que la semilla encuentre un medio óptimo para su germinación.

De igual manera, debe verificarse que durante el crecimiento no haya reproducción de plagas, como la gallina ciega, el nochero, gusano alambre, mosca de cebolla y la tortuguilla, que son las que suelen dañar la cosecha. Si las hubiere deben ser combatidas con productos prescritos por especialistas. El mal uso de fertilizantes puede contaminar los bulbos.

Design konnio.com