miércoles, 19 de diciembre de 2007

Preparar una buena mesa

Ésta proyecta la imagen de refinamiento y educación de quien invita, por lo que una buena mesa debe contar con una perfecta organización. Crear una buena mesa es un éxito social garantizado.

La mesa, es el centro de reunión perfecto para cualquier ocasión o evento. Lo mismo podemos celebrar un almuerzo o cena que un desayuno de trabajo. Aunque la mesa tiene sus reglas, aplicarlas no tiene ningún tipo de complicación, ya que se rige por unos principios muy básicos y sencillos.

El Mantel
Es el vestido principal de la mesa. Es muy recomendable utilizar un bajo-mantel o muletón, que sirve para evitar que el mantel resbale, proteger la mesa de comidas calientes, evitar humedades por el derrame de líquidos, proteger la mesa de golpes... El muletón o bajo-mantel nunca deber ser mayor que el mantel, para que no sobresalga. Tampoco debe ser muy grueso, para que no haga el efecto de estar debajo de una "colchoneta".

Debe cubrir la mesa, pero sin colgar, aproximadamente, un tercio de la distancia que haya desde la mesa hasta el suelo. Por supuesto, tampoco deberá quedar corto. Si el mantel es calado es obligatorio poner un muletón para evitar que se vea la mesa.

El mantel debería conjuntarse con la mayor parte de elementos que componen la mesa. El color más utilizado y elegante es el blanco, y también, los colores pasteles o el marfil

Las Servilletas
Se colocan a la derecha del plato, aunque en diversos libros de protocolo las sitúan a la izquierda también. El tamaño más utilizado es de 50 x 60 cm., aunque existen muchas variantes. Se doblan en forma de triángulo o de rectángulo.

La Vajilla
Aunque existen diversidad de materiales, las más habituales son de porcelana y de loza. Igual nos ocurre con los diseños y los tamaños. Las modas y los fabricantes han dado lugar a una libertad (dentro de unos límites) en cuanto a tamaños y diseños. Lo mejor será algún diseño clásico, válido para cualquier ocasión.

Debe contener, al menos: platos hondos, platos llanos y platos de postre. Las vajillas más completas pueden llegar a tener un número de piezas elevado, aunque muchas de ellas no se suelen utilizar nada más que en contadas ocasiones.

Algunos elementos que inicialmente no componen la vajilla, son los bajo-platos o platos de presentación, cada vez más utilizados y muy elegantes. Se colocan como elemento decorativo, y como base de la vajilla tradicional. Cuando coloque los platos en la mesa recuerde que nunca se colocan dos platos iguales juntos (dos llanos o dos hondos juntos, por ejemplo). Tampoco se coloca directamente sobre el mantel (o bajo-plato) un plato hondo.

Los platos se colocan separados entre sí unos 45 cm. y a unos 3 cm. del borde de la mesa (3 dedos). Se puede colocar un plato de "relleno" que se retira cuando se va a servir la comida. Si utiliza un platillo para el pan éste se coloca en la parte superior izquierda, justo en la parte superior de los cubiertos de la izquierda. Puede ir acompañado de un pequeño cuchillo (tipo postre) para untar la mantequilla, junto al bollo de pan.

Los Cubiertos
En cuanto a sus diseños y tamaños, hay tantos como fabricantes. Aunque la mayoría sigue una línea básica, nos podemos encontrar verdaderas rarezas o maravillas. El material más utilizado es el acero inoxidable, aunque también son de gran calidad los de plata o alpaca.

En nuestra cubertería deberíamos contar, al menos, con: cucharas, tenedores, cuchillos y cucharillas de postre; algún cucharón y cacillo para servir. Si queremos tener algo más sofisticado, sería bueno contar con: cubiertos para pescado, cucharillas para helado o sorbete, cuchara salsera (para acompañar a la salsera) y alguna otra pieza. Si su grado de sofisticación es muy alto, puede completar su cubertería con los más diversos "artilugios" que harán las delicias del más "snob", pero seguramente no, la de algunos de sus invitados.

El cuchillo se coloca a la derecha del plato, con el filo hacia adentro. La cuchara se coloca a la derecha del cuchillo con la concavidad hacia arriba; Y el tenedor se coloca a la izquierda del plato, con las puntas hacia arriba. La utilización es muy sencilla: se empieza utilizando los cubiertos más alejados del plato (de fuera hacia adentro). Los cubiertos de postre se colocan en la parte superior del plato , y en otras ocasiones solo se ponen en el momento de servir los postres. Los cubiertos se colocan a 3 ó 4 cm. de distancia a cada lado del plato. Cambie los cubiertos, siempre que le sea posible, para cada plato.

La Cristalería
Si desea poner una mesa elegante opte por diseños sencillos y de cristal transparente. Debemos evitar formas complicadas o diseños demasiado vanguardistas que nos hagan dudar cuál es la copa de agua o la de vino.

Las piezas básicas son: copas de agua, copas de vino y copas de champán. Al igual que en la cubertería, la variedad de piezas es casi ilimitada. Cada bebida tiene su copa, en la mayoría de los casos: copa de Brandy, copa de cóctel, vaso de Jerez, vaso de whisky, jarra de cerveza, etc. Todas las piezas pueden encontrarse en la más amplia variedad de diseños, formas y colores

Design konnio.com