miércoles, 19 de diciembre de 2007

No es bueno que el perro se quede solo

Dentro de la gran cantidad de animales domésticos, el perro es el único animal que no puede estar sólo en una casa o departamento ya que se fastidia y se le produce un malestar general. Es ahí cuando el hombre falta a su contrato tácito concertado en el momento de adoptarlo: el de cuidarlo en forma permanente.

Desde el ángulo humano, se considera al can unilateralmente como compañía del hombre. Algunos defensores del reino animal tildarían esta apreciación de egoísta, repreguntando porqué no puede definirse al hombre como compañía del perro.

La experiencia muestra que fuera de su ámbito natural donde convive con sus pares, el can lleva consigo un derecho a vivir grupalmente, siendo éste su instinto y elige a un amo, bajo cuyas órdenes actúa, en reemplazo del verdadero líder de la jauría. En ocasiones, puede pretender tomar el rol del líder y es en esta oportunidad donde se registran los problemas de comportamiento, ya que intenta someter a él a todos los integrantes de la familia.

Pero el verdadero problema de las mascotas, que incide sobre su bienestar animal, es la soledad en que suelen ser dejados en casa. En este sentido, quién elige tener uno, se toma la responsabilidad de atenderlo en todo momento.

Cuando se deja a un animal atado, encerrado sólo o en soledad por tiempos prolongados con poca agua y alimento se está faltando a una de las reglas más importantes del compromiso tomado, que sostiene que el animal tiene el derecho de gozar de la compañía y el cariño de su amo.

Hay momentos en que resulta difícil explicar que la situación es ésta y hacérsela entender al dueño del animal. Pero es la mascota la que avisa que existe una situación anormal manifestando a través de signos su autoagresión en su cuerpo, provocada generalmente por el aburrimiento de esperar tantas horas la vuelta a casa de su propietario. La alegría que le provoca el regreso al hogar hace que la manifieste abiertamente. Y después de la bienvenida, suele ir a comer a pesar que tuvo a su disposición el alimento durante todo el día.

Otras veces, el problema se expresa por medio del deterioro de objetos o plantas, como "pasándole la factura por su ausencia". Quieren indicar a través de hechos, lo que no pueden expresar con palabras.

Es imprescindible comprender que los perros requieren además de una buena alimentación, de una correcta atención veterinaria, de desparasitaciones periódicas, vacunaciones anuales. Pero sobre todo del cariño y la atención de sus dueños para poder tener así una vida saludable y devolverle en creces el afecto recibido.

Design konnio.com