miércoles, 19 de diciembre de 2007

La importancia de las vitaminas

Aquí te damos a saber que productos utilizar para la elaboración de sus comidas según las importancias de las vitaminas.

Los alimentos se suelen dividir en 7 grupos, según las sustancias nutritivas que poseen. En el grupo 4 y 5 se encuentran las vitaminas y sales minerales. Las vitaminas son elementos indispensables que sólo podemos encontrar en los alimentos, básicamente en verduras, hortalizas y frutas.

Una alimentación variada nos aporta las vitaminas que nuestro organismo necesita, sin tener que recurrir a suplementos vitamínicos, aunque una alimentación basada fundamentalmente en productos precocidos, en lugar de frescos, puede presentar algunas carencias vitamínicas o avitaminosis, lo cual puede producir alguna enfermedad grave. Las vitaminas en general, se encargan de controlar la utilización de las sustancias nutritivas en nuestro organismo. Ahora iremos viendo las vitaminas más importantes para nuestro organismo.

Vitamina A
Favorece la multiplicación celular, regenera los tejidos y protege la epidermis de infecciones. Además elabora hormonas genitales. Esta vitamina nos ayuda a tener una piel más suave, un cabello sano y unas uñas fuertes; está especialmente indicada para aquellos que deben forzar mucho los ojos como consecuencia de su trabajo. La podemos encontrar en el hígado de vaca, espinacas, zanahorias, leche y mantequilla, boniatos, etc. Su carencia disminuye la resistencia del organismo a las enfermedades infecciosas, además de producir daños en el tejido epitelial y la detención de crecimiento óseo y dentario.

Vitamina B
Interviene en el metabolismo de los hidratos de carbono. También nos ayuda a mantener una piel y cabellos sanos. A partir de aquí, hablaremos de la vitamina B1 y la B2 por separado.

Vitamina B1
La encontraremos en el maíz, frutos secos, legumbres, jamón York y cereales. Su carencia provoca perturbaciones en el aparato digestivo, en el sistema nervioso y en el corazón y en mayores dosis hasta la enfermedad del beriberi.

Vitamina B2
Se encuentra en el queso, hígado de vaca y los riñones. Su carencia provoca anemia, lesiones en la piel; y en mayores dosis la arriboflavinosis.

Vitamina C
Interviene en la formación de los vasos, cartílagos y osteína de los huesos y también en la maduración de los glóbulos rojos, purifica y revitaliza la sangre; y nos ayuda a tener una piel sana. Podemos encontrarla en el fresón y las fresas, el kiwi, cítricos en general, tomate, patatas, espinacas... Su carencia afecta al crecimiento, y en dosis mayores provoca hemorragias y hasta el escorbuto.

Vitamina D
Regula el metabolismo del calcio y del fósforo, y asegura su fijación en los huesos. Se encuentra en la leche, la yema de huevo, pero también podemos encontrarla en los rayos del sol. Su carencia provoca lesiones de riñón y descalcificación en los adultos y raquitismo en los niños.

Vitamina E
Desempeña un papel protector como antioxidante y en el aparato genital interviene en la reproducción; protege los tejidos orgánicos y favorece la circulación sanguínea. Se encuentra en la lechuga, cereales, huevos, mandarinas y los aceites de algodón y cacahuete. Su carencia afecta al tejido nervioso y al muscular, y puede provocar esterilidad.

Vitamina F
Interviene en el crecimiento, por lo tanto su carencia afectará a éste. Se encuentra mayormente en los hongos.

Vitamina H
Protege la piel y las mucosas contra la seborrea, y la podemos encontrar en la col, espinacas, guisantes y setas.

Vitamina K
Es un gran antihemorrágico, su carencia provoca alteraciones en el proceso de coagulación de la sangre y la encontraremos en las espinacas, coles e hígado.

Vitamina P
Su función es aumentar la resistencia en los capilares, y la podemos encontrar en las frutas en general. Su carencia provoca hemorragias y pequeñas manchas bajo la piel, debido a la fragilidad de los vasos capilares.

Design konnio.com