miércoles, 19 de diciembre de 2007

Cómo crear velas con tus propias manos

Una mecha y planchas de cera, el único material necesario.
Trabajar la cera y moldearla se ha convertido en un arte como así lo demuestran los resultados realmente espectaculares que se pueden llegar a obtener. Pero como en todos los trabajos de manualidades sucede hay que empezar por lo más sencillo para tener una base práctica sobre la que elaborar proyectos futuros.
La manera más sencilla para elaborar velas es recurrir a las planchas de parafina o de cera de abeja que simulan la forma de un panal. Una vez se hayan adquirido éstas hojas de cera y la mecha correspondiente cada uno va pensando qué tipo de vela quiere hacer, es decir si a quiere alta y delgada, baja y gruesa, etc.

En función de la forma que se le vaya a dar a la vela se cortarán las planchas de cera. Con esto preparado se pasa a colocar la mecha a lo largo del extremo más corto de la hoja. A partir de este momento se empieza a enrollar la cera tratando de que esté lo más prieta posible. Para facilitar la tarea de enrollado y para asegurar que la plancha se va fijando adecuadamente puede utilizar un secador con aire caliente para que la plancha vaya cediendo y ajustándose a su nueva forma.

Cuando se haya acabado se pueden poner tantas hojas de cera como se quieran si se pretende obtener una vela de un grosor mayor. En el último extremo de la plancha de cera es conveniente aplicarle de nuevo un poco de calor a l vez que se va haciendo presión con el único fin de asegurar una perfecta fijación a modo de cierre.

Así se fácil acaba de dar el primer paso para introducirse en el mundo de las manualidades con velas.

Design konnio.com