jueves, 13 de diciembre de 2007

Cómo defenderse de los ruidos en un país como España

Este país es un paraíso y hay muchas razones para vivir en España, pero tenga cuidado al elegir su vivienda puesto que tiene fama de ser unos de los más ruidosos del mundo.

Como cualquier país moderno, tiene aeropuertos con intenso tráfico y quizás excesivamente cercanos a zonas residenciales, trenes, autopistas con intensa circulación y unas costumbres que llevan a su población a "disfrutar" la noche hasta altas horas de la madrugada. Su legislación no es muy coactiva o disuasiva respecto a las actividades ruidosas. Algunas autoridades locales empiezan a ser un poco más beligerantes respecto a ciertas actividades altamente generadoras de ruidos (pubis, discotecas, lugares públicos muy cercanas a viviendas en las que los vecinos llegan muchas veces al límite de su resistencia).


Sin embargo, debe estar preparado si compra una casa o bungalow a "defenderse inteligentemente" de los ruidos que le puede provocar unos hábitos "normales" de sus vecinos y del "ambiente general".


Si es extranjero y no está muy familiarizado con las costumbres y hábitos de España, prepárese para cosas como las que les decimos:

Algunos vecinos probablemente se acuesten a altas horas (más tarde de las 12 de la noche, e incluso, los fines de semana hasta mucho más tarde). No se extrañe si invitan amigos, se bañan en la piscina y/o hablan muy fuerte.
Algunas urbanizaciones suman a las fiestas individuales de cada casa, las fiestas de la urbanización que impiden dormir hasta las cuatro o cinco de la mañana con música, baile y fiesta. Generalmente no duran más de tres o cuatro días como máximo.
Los jóvenes, generalmente adolescentes, suelen reunirse en pandillas que "hablan" fuerte y hacen ruidos hasta altas horas de la madrugada, al abrigo de la seguridad de la urbanización.
No descarte en su entorno motos altamente ruidosas, coches con botellones los fines de semana, etc. etc.
Todo esto le hará más comprensible la existencia de la siesta española y quizás deba practicarla de forma entusiasta.
Todo esto por no hablar que en su urbanización será habitual que los trabajos de jardinería, mantenimiento u obras particulares milagrosamente empiecen puntual y milagrosamente a las 8 a. m.



¿Cómo solucionar estos problemas si usted es muy sensible a los ruidos?

Con cierto sentido del humor le podríamos invitar a integrarse a este estilo de vida que, sin duda, tiene su atractivo. Sin embargo, si tal como le sucede a muchos euroresidentes viene buscando las ventajas climáticas, el mar y la tranquilidad quizás deba seguir alguno de estos consejos:

Asegúrese antes de la compra de su vivienda que en su urbanización o zona no hay previstas o recogidas en le planeamiento grandes centros de ocio o comerciales, bares, discotecas, pubs... y que la normativa municipal les permita mantener abiertos estos establecimientos hasta altas horas de la madrugada.
Siempre que se den excesos, ponga por escrito sus quejas al Presidente o Presidenta de la Comunidad de Vecinos. Puede encontrar más apoyos de los que en principio espera.
Gaste algún dinero extra en acondicionar su casa anti-ruidos lo máximo posible. Esto significa la instalación de materiales aislantes del ruido tales como doble cristal con cámara, refrigeración que le permita cerrar las ventanas (al menos durante la noche, si pasar excesivo calor durante el verano, especialmente intenso en todo el sur, incluso en el litoral).
Conozca la legislación española al respecto y denuncie los casos de abuso, no se resigne, formule a través de asociaciones de ciudadanos, concejalías... sus quejas. Sepa que hay muchos ciudadanos españoles que nos gustaría disfrutar de este país, sin necesidad de hacer molestos e innecesarios ruidos.

Diario El País (16/11/2004) Estrasburgo sentencia que la "contaminación sonora" viola los Derechos Humanos
El Tribunal condena a España a indemnizar a una mujer por "pasividad ante el jaleo nocturno"


El Tribunal Europeo de Derechos Humanos ha condenado hoy a España a indemnizar a una mujer que denunció la pasividad de la Administración ante el ruido de los locales nocturnos cercanos a su casa. El tribunal considera que la "invasión sonora" que sufre la demandante atenta contra sus derechos fundamentales, garantizados en el Convenio de Derechos Humanos.

Design konnio.com