miércoles, 19 de diciembre de 2007

La decoración del hogar

La decoración del hogar es más que fundamental, pues dice todo de nosotros, además de ser lo que nos hace sentir bien en nuestro ambiente.

Por ello, resulta necesario que se sepa de antemano exactamente qué estilo vamos a utilizar, según nuestro gusto particular. Pero también, debemos tomar en cuenta las tendencias que marcan los estilos más utilizados, de manera que no sólo nos sintamos cómodas en nuestra casa, sino que a la vez causemos la mejor de las impresiones.

En los últimos tiempos, podemos resumir las direcciones para decorar en tres ramas básicas.

Primero, existe la posibilidad de tener una casa "retro", al estilo de los setenta, con muebles redondos de plástico, colores psicodélicos, paredes en piedra, lámparas de pie en acrílicos y tonos primarios, de formas raras, aunque últimamente la nota se ha inclinado más por los años ochenta, donde el pop reinaba. Así, domina una decoración extravagante, de ruptura, que se enfrenta a lo tradicional. Es espontánea, estridente y escándalosa. Predomina lo "Kitch", con estampados de todo tipo o tonalidades como el rosa chicle, azul cielo y el rojo, siempre en declarado contraste. Las formas originales en los muebles que los hacen parecer más obras de arte que objetos funcionales, las lámparas de lava, texturas sintéticas, cristales combinados con alambres, cojines y alfombras de pelo, los flecos o caireles en las cortinas son todos elementos impresindibles en este atrevido y moderno estilo.

Una de las tendencias que más gustan en la actualidad, es la tribal donde la cuestión antropológica está a flor de piel y se descubre un carácter étnico. En este estilo, las reglas no cuentan, pues se pretende únicamente conseguir transmitir la mezcla de culturas, el paganismo, los aspectos más marcados de los grupos humanos no urbanos. Evidentemente, los motivos de Africa no pueden faltar, los muebles forrados en pieles, cuadros de animales salvajes, así como los objetos artesanales son más que obligados. En las paredes, las máscaras y objetos rituales, elementos totémicos, tonalidades cálidas como los colores tierra, rojos, ocres y naranjas, mucha madera, crámicas, tejidos naturales, mimbres y por supuesto el bambú, completan este conjunto que sorprende a cualquiera y gusta a muchos.

Por último, la nota oriental no puede ignorarse. Algunos le llaman a este tipo de decoración "Zen". Se trata de obtener un equilibrio casi perfecto, con colores minialistas, líneas rectas, muebles extremadamente sencillos, iluminación indirecta, propicia un ambiente idóneo para la meditación, la tranquilidad, la reflexión y verdadera sutileza. la amplitud es rasgo principal, hay espacios libres, con mucha oxigenación, donde se combinan el blanco con todos sus matices y los "beiges" o cremas y algunos detalles ocres. La sobriedad reina y los excesos no caben en ninguna parte. El ambiente es más que sutil, y en cada rincón se respira paz absoluta. Para quienes buscan huir de las tensiones y presiones de la vida actual.

Design konnio.com