lunes, 10 de diciembre de 2007

Quiero adelgazar

La determinación a hacer una cosa es muy importante. Debes tener muy claro desde el primer momento que se adelgaza con la mente. Si tu fuerza de voluntad es firme, casi todos los métodos funcionan. Eso sí debes elegir el mejor para tu edad, tus objetivos de perder peso, tus ocupaciones, tus hábitos, tu familia, tu trabajo...



La forma más eficaz de perder peso una vez tomada la decisión de "quiero adelgazar" es:

Escoger una dieta o régimen de adelgazar saludable.
Cambiar hábitos de alimentación no saludables de tal forma que podamos mantener el peso tras la dieta y que nuestra alimentación nos pueda proporcionar los nutrientes que necesitamos, controlando las calorías.
Incrementar un ejercicio saludable que nos haga perder peso.
Si padece alguna enfermedad o dolencia especial que pueda verse afectada por un cambio en la dieta o por el incremento del ejercicio físico, consulte con el doctor antes de empezar nada.

Si tienes fuerza de voluntad y determinación recuerda algunas cosas que te ayudarán una vez que empieces el programa de adelgazar

Lleva una libreta en la que anotes día a día tus progresos y los problemas que debas superar.
Comenta con las personas de tu confianza el firme compromiso que has adquirido de adelgazar, indicando con claridad el período que estarás a dieta.
Escribe en tu libreta todas las ventajas que adquirirás con la pérdida de peso que te has propuesto al afirmar: "quiero adelgazar". Te sugerimos algunas que puedes elegir:
Mejor forma física
Mejor estética
Recuperas ropa que te sentará mucho mejor (y ahorras en ropa)
Mejor bienestar
Mayor seguridad en ti
Menos riesgo de padecer ciertas enfermedades
Moverse mejor
Poder hacer deportes que exijan no tener sobrepeso
Menos cansancio
Ventajas para la salud. Intenta conseguir una alta motivación a la hora de alcanzar objetivos de adelgazar de forma saludable. Si cuidas no incurrir en sobrepeso tendrás indudables ventajas para la salud como:
Artrosis. Esta enfermedad puede desarrollarse cuando una articulación soporta de forma continuada una presión que supera su capacidad algo que es más fácil el caso de las personas que padecen obesidad.
Diabetes. La posibilidad de padecer diabetes de tipo 2 para una persona con sobrepeso es 20 veces mayor que para una persona con peso normal.
Colesterol. La obesidad favorece el riesgo cardiovascular. En los hombres un incremento del 10% en el peso que provoca un aumento del 30% en el riesgo coronario.
Hipertensión. Los casos de hipertensión arterial entre las personas con un xeceso de peso superior al 20% suplican a los que se dan en personas de peso normal.

Design konnio.com