viernes, 8 de febrero de 2008

Biopsia de corion o biopsia corial

La biopsia de corion es una técnica invasiva de diagnóstico prenatal que se realiza generalmente entre las semanas 10 y 14 del embarazo, para determinar si el feto presenta alguna alteración genética.

Mediante una punción, ya sea a través del cuello del útero o del abdomen de la madre, dependiendo de la etapa del embarazo o la posición de la placenta, se extrae una muestra de las vellosidades coriales, que forman parte del tejido que da lugar a la placenta. El procedimiento se realiza bajo control ecográfico. No precisa anestesia general ni hospitalización, solo se recomienda reposo y no realizar esfuerzos hasta pasadas las 48 horas luego de realizada la misma.



Ya que este tejido puede considerarse fetal, el estudio de sus células permite analizar si el mismo presenta alteraciones genéticas, entre ellas las alteraciones de los cromosomas 21, 18,13 X, Y.

Es una técnica similar a la amniocentesis, pero la diferencia principal radica en que el resultado de este examen se obtiene alrededor de las 24 y 48 horas luego de realizado, mientras que una amniocentesis demora unos 15 días aproximadamente.

Los riesgos de una biopsia de corion son un poco mas altos a los de una amniocentesis, o sea, pueden provocar un aborto en el orden del 1%, mientras que en la amnio se calcula en 0.5%. Pero esto depende en gran parte de la habilidad del especialista que realiza el estudio, debe ser alguien que este muy bien entrenado.

Este estudio, al igual que la amniocentesis, se realiza principalmente en embarazadas mayores de 35 años, o cuando se tiene sospecha de una posible alteración genética, generalmente arrojada por una translucencia nucal previa o por antecedentes familiares.

Design konnio.com