miércoles, 13 de febrero de 2008

Turismo rural en Valle del Jerte (Naturaleza, Cerezo en flor y Jarramplas).

Aunque el valle del Jerte se asocia principalmente con el “cerezo en flor” (por cierto, una auténtica maravilla), lo cierto es que esta comarca ofrece al viajero un montón de posibilidades. Os voy a contar un poquito las cosas que podéis hacer.

1- El Valle del Jerte es un lugar ideal para ruteros y caminantes. Si lo que buscas es una ruta corta pero espectacular, sin duda os recomiendo la Garganta de la Nogaleas (con hermosas cascadas) en Navaconcejo (no es demasiado adecuada para niños pequeños). Si queréis una ruta más larga no dejéis de visitar la Garganta de los Infiernos, con una zona de baño, Los Pilones, de auténtico lujo (se trata de charcos sobre roca erosionada). Y si lo que os gustan son las grandes rutas, podéis atravesar la montaña del valle del Jerte a la Vera por la ruta de Carlos V (esta ruta comienza en Tornavacas). Lo cierto es que existen infinidad de posibilidades para senderistas (podéis obtener más información en la oficina de turismo que se encuentra en Cabezuela del Valle llamando al 927 47 25 58).

2- No dejéis de visitar “Valle del Jerte Parque Aventura”, es un nuevo parque situado entre grandes pinos que permite disfrutar de la naturaleza haciendo recorridos de arbol en arbol. Hay varios circuitos, uno de ellos infantil. Cuidado con el circuito Rojo, para los más intrépidos, con una tirolina final de más de 80 metros (www.valledeljerte-parqueaventura.com).

3- En lo alto del puerto de Tornavacas merece la pena visitar el “mirador del Valle” para deleitarnos con una contemplación generosa de toda la comarca. Y para aprovechar el desplazamiento quizás merezca la pena parar en este pueblo (Tornavacas) y dar un paseo por sus calles. Es este quizás el pueblo mejor conservado de toda el valle y, sin duda, uno de los más típicos.

4- Si os gusta el turismo cultural, es obligatorio visitar Plasencia. Esta ciudad se encuentra a la entrada del valle y atesora auténticas obras de arte en forma de monumentos y edificios históricos. Aquí encontraréis la catedral más hermosa de toda Extremadura (realmente se trata de una doble catedral absolutamente impresionante). Por otra parte, podemos hacer una salida para visitar Garganta La Olla, pueblo típico verato, y el monasterio de Yuste, donde pasó sus últimos días el emperador Carlos V ( ambos se encuentra muy cerca. Debemos subir a Piornal y desde allí directos hasta Garganta La Olla). Otra salida que puede resultar interesante será la que podemos realizar a Hervás y su famoso barrio judío a través del Puerto de Honduras (cuidado con los que tengan vértigo). Allí podéis visitar el museo de la moto (superchulo, pero quizás un poco caro).

5- Para los que gustan de investigar las formas de vida de los antiguos moradores, encontraréis en el término municipal de El Torno un total de 145 chozas, chozos, zagurdas y majadas que componen un conjunto arquitectónico de gran valor, declarado por la Junta de Extremadura Patrimonio Histórico y Cultural de Extremadura. Todo conforma un conjunto de construcciones agropecuarias que nos retrotrae en el tiempo a la forma de vida de sus moradores.

6- Hablar del Valle del Jerte es hablar de agua en abundancia. Si quieres daros un buen chapuzón os sirve prácticamente cualquier punto. En Jerte y Cabezuela encontraréis piscinas naturales con chiringuito y en Piornal un polideportivo completo con tres piscinas (de pago).

7- Si no queréis tener problemas para comer es aconsejable llegar con tiempo (en determinadas épocas del año la afluencia es muy alta). En este aspecto quizás el pueblo mejor equipado y con una mayor oferta se Jerte. Para otras cuestiones, recordad, la oficina de turismo se encuentra en Cabezuela del Valle y su teléfono es el 927 47 25 58).


Todos los años, los vallenses celebran la aparición de la flor organizando actividades en los distintos pueblos de la comarca. Es probablemente la única ocasión en la que el Valle entero está de fiesta. Se organizan multitud de exposiciones, degustaciones, verbenas, bailes regionales, rutas, carreras y otras muchas actuaciones. La fecha varia cada año, aunque suele coincidir con algunos días de la segunda quincena de Marzo. Acuden multitud de visitantes, por lo que conviene acudir con la “cuestión de la comida resuelta”.

Pero la naturaleza no atiende los caprichos de los humanos y no siempre la plena floración coincide con la fiesta del cerezo en flor. El clima influye notablemente y el retraso o adelanto pueden ser significativos. Si las temperaturas son altas la flor pronto se descubre. Si, por el contrario, el tiempo se mantiene frío, se puede producir un importante retraso. Conviene, pues, estar atento, ya que la plena floración suele durar unos pocos días, y es en ese preciso momento cuando hay que lanzarse a la aventura, sea fin de semana o día de diario. (Si deseáis conocer la fecha exacta, os recomiendo que llaméis al 927 47 25 58, la oficina de turismo, a principios del mes de Marzo).

El cerezo en flor en el Valle del Jerte es algo más que un acontecimiento, un periodo temporal o una tradición, es una experiencia vital. El cerezo en flor rememora el ancestral rito en el que el hombre humilde, el agricultor, exterioriza su alegría y da gracias a la madre tierra por la inminente llegada de la próxima cosecha. Cada primavera, esa expresión de júbilo se acompaña de una auténtica explosión de belleza. La alegría se palpa en la gente, se palpa en la tierra.

Design konnio.com