viernes, 8 de febrero de 2008

Depura tu organismo con frutas y verduras

Con regularidad, una buena dieta depurativa se recomienda para eliminar excesos en nuestro cuerpo y toxinas diversas. En este caso, es preciso señalar que no se trataría en sí de una dieta en el sentido más estricto y general de la palabra, sino de limpiar nuestro propio organismo, recuperando esa energía que hayamos podido perder.

Es fácil y posible, si incorporamos a nuestra alimentación diaria aquellos alimentos que, de forma sencilla, puedan favorecer esa misma depuración, ayudando al correcto y buen funcionamiento de los riñones, del hígado.

También es algo más que recomendable que, por un tiempo, nos olvidemos de aquellas comidas ricas de forma excesiva en grasas, platos preparados, bollería industrial, cafeína y lácteos.

En este caso te ayudarán verduras y frutas, que son fundamentales para estos casos, pues su alto contenido en agua, vitaminas y fibras lo hacen unos alimentos imprescindibles, no sólo para esta dieta depurativa sino para el resto de los días.



La manzana es una de las frutas depurativas más destacadas, pues, además de vitaminas, contiene gran cantidad de fibra, que nos ayudará a regular el tránsito intestinal. La fresa tiene aproximadamente un 90% de agua, y es rica en vitamina E, A y C (antioxidantes naturales), teniendo su consumo tanto efectos laxantes como diuréticos.

La uva es otra fruta característica, dado que posee un alto contenido en potasio y agua, algo que ayudará a regular el colesterol y depurar la sangre. Recomendamos en este punto su ingesta en un delicioso zumo natural en ayunas por las mañanas. ¿Por qué? Ayudará a estimular nuestro sistema depurativo.

Otras dos frutas imprescindibles son el limón y la cereza. El limón, porque ayuda a eliminar el ácido úrico a través de la orina y la cereza por ser reconstituyente, diurética y depurativa.

Dentro del grupo de las verduras que, asimismo, nos podrían ayudar en esa dieta depurativa, encontramos la alcachofa, el espárrago, el berro y el hinojo. La alcachofa, por ejemplo, es muy fundamental, pues ayuda a absorber la grasa, reduciendo el colesterol y eliminar la retensión de líquidos.

El berro, hinojo y espárragos son también muy depurativos, y en el caso de los espárragos, su alto contenido en potasio hace que sea un destacado eliminador de toxinas.

Design konnio.com