miércoles, 13 de febrero de 2008

Turismo rural en Sierra de las Nieves (el último reducto de bandoleros)

Andalucía es, sin duda, especial. Pero no solo por su amplio litoral y magníficas playas. Andalucía guarda en su interior paisajes y rincones destinados a los más aventureros.

Uno de esos lugares lo encontramos en Sierra de las Nieves. Se trata de una comarca situada en el corazón de Andalucía en la provincia de Málaga, por cierto, muy cerca de la costa del Sol (ideal para aquellos que disfrutan tanto del mar como de la montaña).

El parque Natural Sierra de las Nieves atesora una enorme riqueza natural (infinidad de especies animales y vegetales. Muy aconsejable para los amantes de estos dos reinos) que destaca, sobre todo, por la especial armonía con que se distribuyen los pueblos sobre sus montañas. En Yunquera encontramos el mejor y más extenso pinsapar del mundo (el pinsapo es una especie endémica propia de esta comarca). Por cierto, no dejéis de visitar el árbol más antiguo de toda la Sierra, el Castaño Santo, situado en la población de Istán.

Las casas blancas dispuestas en su falda nos recuerdan los típicos pueblos andaluces. Y esa sierra difícil y escarpada nos invita a conocer la leyenda de Juan José Mingolla Gallardo, más conocido como Pasos Largos, al que se considera el último bandolero andaluza (nació en El Burgo en 1873. En esta localidad os pueden dar buena cuenta de su leyenda).

Los que lo han visitado nos comentan que se trata de un lugar donde, además, podemos encontrar paz, tranquilidad y un merecido descanso.

Si buscáis rutas de senderismo, encontraréis para todos los niveles. Al más atrevido le invitamos a subir a la Torrecilla (en Tolox. Sus vistas son de escándalo. Esta cumbre domina majestuosa el macizo montañoso. Se puede ver todo el campo de Gibraltar, e incluso el atlas marroquí). Si necesitáis mapas o guías para recorrer la zona, podéis preguntar por Paco (609 644 822), dueño de uno de los camping más conocidos.

También debemos hablar de las hermosas vistas que nos ofrece el pueblo de Alozaina y de su singular heroína, María Sagredo, que defendío con singular bravía el intento de asalto morisco en 1570, lanzando colmenas a los asaltantes.

Estos pueblos serranos están plagados de iglesias, ermitas y rincones típicos con los que deleitar nuestro entendimiento. Casarabonela nos ofrece una maravillosa estampa de noche, a la luz de sus focos.

Nos comentan que pasar por Sierra de las Nieves y no comer en el parador de Juanar (en el término municipal de Ojén) puede rozar lo delictivo. Tomar una buena sopita de Castaña y el típico pollo al ajillo después de haber visitado el mirador de Puerto Rico, es la receta ideal para continuar el camino con fuerzas renovadas.

Otro valuarte de la cocina de esta comarca es el Restaurante del complejo rural Caicune, situado en la finca del mismo nombre y donde se puede visitar el manantial de AGUAVIDA. Podremos recorrer la finca en bicicleta con nuestros críos.

Si esta de visita el día 12 de diciembre, tiene una cita en Casarabonela con la Fiesta de “los Rondeles”, cuando cae la noche todo el pueblo de Casarabonela queda a oscuras, para que el fuego prendido en los rondeles con aceite, ilumine el camino de la virgen de la Divina Pastora, en agradecimiento por la buena cosecha. Durante los días previos se organizan la fiesta del Aceite "Oro líquido", artesanía, concierto, visitas guiadas, degustación de productos típicos....

Otra fiesta que cada año aumenta su protagonismo es la “Luna mora” en la población de Guaro. El Festival de la Luna Mora da a conocer la herencia cultural de Al-Andalus, acaecida en el medievo, integrando en su oferta anual las diferentes aportaciones culturales cristianas, musulmanas y sefardíes. En el mes de septiembre, y durante dos fines de semana, la villa de Guaro se convierte en un punto de encuentro de la música y la cultura andalusí. La programación incluye conciertos de música arábigo-andalusí, música sefardí y música contemporánea andaluza. Representaciones de teatro, exposiciones, talleres, y el zoco morisco de artesanos, completan esta original oferta, iluminado todo con miles de velas. Espectacular.

Sierra de las Nieves conserva todavía importantes focos artesanos, relacionados, sobre todo con la fabricación de herraduras, arados y aperos para el ganador y el trabajo de campo (todavía se utiliza el carbón para calentar y fundir el metal y de vez encuando se puede escuchar el golpe acompasado del herrero mientras esculpe piezas únicas de forja artística). Pero si algo destaca en este campo es la talabartería y la albardonería, oficio artesano dedicado a la fabricación de aparejos y ropa para las bestias y caballos (desaparecido en otros lugares). Jalmas, sobrejalmas, albardones, ataharres o jáquimas, decorados todos ellos con coloridos bordados y borlas pueden adquirirse en estos talleres o admirarse en las caballerías que suelen motar los campesinos de mayor edad.

Design konnio.com