miércoles, 13 de febrero de 2008

Turismo rural en El Poniente Granadino (Granada rural).

Para muchos de nosotros puede que “Poniente granadino” nos diga poca cosa, y más cuando relacionamos esta zona con turismo rural o casas rurales. Pero señores, el poniente de Granada es para conocerlo, impresionante, turismo rural del bueno (y si nos sobra algún día, cosa que dudo, me puedo acercar a la playa para pegarme un buen baño).

El Poniente Granadino se localiza en la zona más occidental de la provincia de Granada delimitada por los Montes Occidentales hacia Córdoba y Jaén y, por las tierras de Alhama, Tejeda y Almijara hacia Málaga. La presencia del hombre en esta tierras desde tiempos ancestrales, han contribuido a añadir al valor natural de su entorno, un valor histórico-cultural que se hace palpable a cada paso en el territorio.

Ejemplos como la necrópolis megalíticas de Loja y Montefrío o las pinturas rupestres de Moclín evidencian la presencia humana desde el Paleolítico Inferior. Pero será la ocupación musulmana la que deje una huella indeleble en la actual imagen del territorio: Un conjunto de blancos pueblos situados en lugares elevados cuya laberíntica trama urbana se dispone en torno a un castillo o alcazaba; salpicadas con un conjunto de torres vigías y atalayas que formaron parte del conjunto defensivo de lo que fue La última frontera de Al-Andalus. Durante varios siglos, el Poniente Granadino fue tierra fronteriza entre los reinos cristianos y el último reducto del reino nazarí de Granada.

Pero no deseo perderme en interpretaciones históricas de esta comarca. Vamos a lo práctico. Nuestro viaje tiene unos puntos de apoyo ineludibles (además de otros muchos que nos ofrece la zona y que el viajero curioso sabrá descubrir):

1- Montefrío. Solo hay que ver las fotos. Declarado conjunto Histórico-Artístico en 1982. Es un pueblo de tarjeta postal, con el blanco caserío, ascendiendo hasta la iglesia de la villa -antigua fortaleza árabe- que corona el pico más alto. La iglesia circular de la Encarnación es de visita obligada y la gastronomía local es igual de sorprendente y sabrosa. Por cierto, el 15 de Mayo es San Isidro, y podrás visitar el mercado de productos agrícolas.

2- Alhama. Las estrechas calles de Alhama, donde aún se respira el ambiente andalusí. La ciudad está colgada sobre un espectacular "tajo" (cuidado al acercarse al precipicio), por cuyo fondo discurre un río, cuyas aguas frías son climático contrapunto a las cálidas y curativas del antiguo balneario, que viene funcionando desde hace siglos.

3-Moclín. El castillo de Moclín, situado en la zona más estratégica de la frontera, para vigilar de forma directa los posibles y reales ataques de las tropas cristianas. La atalaya nazarí se combina hoy como un producto más del mestizaje cultural, con el santuario del Cristo del Paño, cuya romería anual congrega a miles de personas. (No se os olvide visitar el Cristo del Paño, sobre todo si hay problemas de fertilidad en la familia).

4- Loja. La Alcazaba, los monumentos cristianos, los paisajes y la gastronomía de Loja. Al borde de la autovía de Andalucía (A-92), se puede encontrar desde la prolífica piscifactoría de Riofrío, cuyas truchas se sirven en los restaurantes de la zona, hasta dos de las mejores áreas de servicio de toda España, para culminar con el hotel La Bobadilla, un cinco estrellas lujo, que hace realidad los sueños de cualquier viajero en un entorno paradisíaco.

5- Íllora. El castillo árabe de Íllora, los espárragos de Huétor Tájar, los vuelos en parapente del aeródromo de Loja, los centenares de dólmenes que jalonan la historia antigua en la Peña de los Gitanos de Montefrío, las rutas en bicicleta, la repostería de las monjas clarisas de Alhama y los roscos de Loja son otros de los atractivos de la comarca. Todos los años, la última semana de Julio se celebra el Festival Internacional Parapanda Folk que está declarado festival de interés turístico nacional. Durante una semana actúan grupos de distintos países, estando considerada como una actividad de una importante relevancia cultural.

6- En el paraje denominado "Paso de la Burra" que se encuentra ubicado en la Sierra de Loja se encuentran abiertas unas 50 vías de escalada de distintos niveles de dificultad. Podréis encontrar desde un V+ hasta un nivel de 8ª. La roca es caliza de gran colorido por lo general desplomada, adherente y con abundantes chorreras, columnas y agujeros.

7- Y mas. Natación, Espeleologia, Piraguismo, Vuelo con motor y sin motor, Puenting, Senderismo, Cicloturismo.

8- La Alhambra. Lo he dejado para el final, aunque quizás debiera haberlo incluido como primer punto. Debéis visitar la Alhambra de Granada (Queda muy cerquita. Por cierto, no olvidéis sacar la entrada con antelación, sino os podéis llevar una sorpresa). La Alhambra es uno de esos monumentos que uno no puede dejar de visitar alguna vez en la vida. Se encuentra en Granada, sobre una colina rocosa de difícil acceso vigilando la ciudad. Está protegida por las montañas y rodeada de bosque, entre los barrios más antiguos de la ciudad. La Alhambra se levanta como un castillo imponente de tonos rojizos en sus murallas que ocultan al exterior la delicada belleza de su interior. Ha sido zona militar y residencia real. A lo largo de los s. XIII, XIV y XV, la fortaleza se convierte en una ciudadela de altas murallas y torres defensivas, dentro alberga la ciudad palatina, donde se encuentran los célebres Palacios Nazaríe, y el Palacio de Carlos V, (construido después de la toma de la ciudad en 1492 por los Reyes Católicos). El conjunto monumental cuenta también con un palacio independiente frente a la Alhambra, rodeado de huertas y jardines, que fue solaz de los reyes granadinos, el Generalife. El conjunto, algo fuera de serie. La Alhambra bien merece una visita.

9- Para los esquiadores, ni al pelo. Tenemos Sierra Nevada a poco más de 20 minutos.

Resulta una visita muy, pero que muy recomendable.

Design konnio.com