viernes, 8 de febrero de 2008

Embarazo ectópico

El embarazo ectópico es el que se desarrolla fuera del útero.

Los ovarios liberan un óvulo maduro que es succionado por las trompas de Falopio, que se encargan de expulsarlo lentamente hacia el útero. Este proceso dura varios días. La fecundación por lo general se produce en las trompas de Falopio, y en la mayoría de los casos el óvulo fecundado llega al útero donde se fija. Pero en algunos casos, el óvulo fecundado queda atascado en las trompas de Falopio, y al no poder salir de allí, allí es donde se desarrolla.



Esta obstrucción puede deberse a varios factores, pero las más frecuentes son: infecciones abdominales previas, enfermedades en las trompas de Falopio, embarazos ectópicos previos, tener un dispositivo DIU, haberse ligado las trompas de manera fallida. También se ha comprobado que el uso de estrógenos y progesterona (como las que se encuentran en las pastillas anticonceptivas) pude favorecer a este tipo de embarazos, ya que estas hormonas enlentecen el tránsito del óvulo por las trompas de Falopio. La “píldora del día siguiente” (píldora postcoito o anticonceptivo de emergencia) también incide, así como también la fertilización in Vitro.

Los embarazos ectópicos también pueden producirse en otros lugares que no sean las trompas de Falopio, pero es mucho menos común. Pueden darse muy raramente en el canal cervical, el ovario o en la cavidad abdominal o pélvica.

Uno de cada 100 ó 200 embarazos es ectópico.

Los síntomas más comunes son el dolor abdominal, la amenorrea (o falta de menstruación normal) pero con un leve sangrado. El dolor abdominal, por lo general en uno de los lados, puede ir acompañado por dolor de hombros a causa de una irritación diafragmática.

Si no se trata, puede causar sangrado interno grave y ser peligroso para la mujer. Según algunas estadísticas, 1 de cada 826 mujeres con embarazos ectópicos muere por complicaciones.

Por lo general este tipo de embarazos deben ser interrumpidos quirúrgicamente, aunque también hay medicamentos que ayudan a eliminarlo. Sea de una manera u otra, este embarazo debe terminarse, por lo que es importantísimo acudir a un médico si se presentan los síntomas.

Alrededor de un 65 por ciento de mujeres que han tenido un embarazo ectópico pueden luego tener un embarazo normal.

Design konnio.com